Cultura

Los grandes teatros de Cataluña luchan por no quedar fuera de la reapertura cultural

En Cataluña la situación en el sector cultural ha estado bastante difícil por las restricciones sanitarias para evitar el civud.19, sin embargo la semana que viene vuelven a la carga, pero a medias

Los grandes teatros de Cataluña luchan por no quedar fuera de la reapertura cultural
Los grandes teatros de Cataluña luchan por no quedar fuera de la reapertura cultural

Para la cultura, los últimos 10 meses han sido bastantes duros, y más durante la segunda oleada de contagios de covid-19, lo que hizo que todos los teatros tuviesen con el telón abajo desde finales de octubre como parte de las nuevas medidas del Gobierno de Cataluña para parar la red de infectados, sin embargo la semana que viene todo cambiará

.

La sala Razzmatazz con el cartel de la campaña '¿El último concierto?'. Foto: EP

Con un 50% del aforo en vez de un 33%, los museos, salas de exposiciones, cines, teatros, auditorios y las salas de conciertos  podrán abrir nuevamente desde el lunes 23 de noviembre, con la salvedad que los recintos que tengan un aforo superior a las 600 personas, permanecerán cerrados.


De esta manera, y solamente hablando del área metropolitana de Barcelona, se estaría hablando que sitios como el Liceu, L’Auditori, el Palau de la Música, el Tívoli, el Coliseum, el Barts o la sala principal del TNC seguirán sin tener las propuestas de culturas que mantenían con regularidad hasta antes de la pandemia.


No solo eso, con el ritmo actual de fases de reapertura a algunos espectáculos privados les costaría tiempo regresar: Jordi Sellas, productor del musical La jaula de las locas en el Tívoli, no cree que con esas condiciones sea viable para ellos alzar el telón antes de enero si el cambio de fase se produce cada 15 días, reseñó La Vanguardia.


Las pérdidas económicas dentro del teatro serían notables, porque además la situación duraría: en el tercer tramo de la desescalada las salas grandes abrirían ya al 70% del aforo, pero de nuevo con un límite de 700 personas. Ya en el cuarto tramo el máximo sería de mil, sin embargo se desconoce la fecha exacta en que todo se ponga en marcha.


Con respecto a lo anterior y en caso de aquí fuese, haría difícilmente rentable un musical y lo que dejaría al Liceu y sus más de dos mil butacas con menos del 25% del aforo y una distancia entre espectadores que más que seguridad provocaría eco, una panorama que no alienta a que se haga una puesta en escena atractiva.


Marianyfel Salazar

Periodista and Social Media Management, con conocimientos en Comunicación Corporativa y Organizacional; medios de comunicación impresos, audiovisuales y radiofónicos; y posicionamiento de marcas+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias