Deportes

Opiniones encontradas sobre el primer penalti que le pitan a España en casa

Tras el empate 1-1 en el primer duelo de la eliminatoria mundialista para España, quedan varios sinsabores en cuanto al nivel de juego, el resultado y una polémica ante un penalti que no se sabe qué hubiese pasado en caso de haber contado con el VAR.

Opiniones encontradas sobre el primer penalti que le pitan a España en casa

La roja debutó en Granada en la fase de grupos con un empate (1-1) decepcionante ante una selección griega que solo propuso un cerrojazo y que empató con un penalti en su única aproximación al área de Unai Simón, y que no era una jugada que buscara el gol. Es la primera vez que le pitan un penalti en contra a España en su cancha, pero que deja la duda sobre lo que hubiese pasado si el árbitro consulta el VAR.

Para la segunda parte Sergio Ramos se quedó en el vestuario y entró Íñigo Martínez en su lugar. El partido se complicaría para España muy pronto. A los 54 minutos el central del Ahletic cometió penalti al derribar un poco por inercia a Masouras. Al no haber VAR no hubo posibilidad de revisar la jugada. Bakasetas transformó el penalti en el 1-1 con un gran lanzamiento, un empate que Grecia no había merecido ni por asomo.

Iturralde González, analista arbitral de AS y la SER, considera que el colegiado acertó en la decisión. Aunque podía haber sido peor para España: “Penalti y roja. Mantiene la pierna a la rodilla. Lo que no entiendo es por qué no lo pita al principio. Cuando tú pones la pierna arriba, asumes un riesgo innecesario. Es una roja muy clara”.

Los jugadores de la roja, que extrañamente jugaron de blanco en casa, reclaman que se haya pitado penalti.

Sin embargo, la mayoría de analistas en la prensa deportiva coincide en que si el colegiado hubiese tenido el acceso al VAR, no pita la falta, pues la entrada de Martínez fue consecuencia de la inercia del movimiento que llevaba al resbalar dentro del área tras rechazar el balón que ni siquiera estaba en posesión de Bakasetas.

La roja no pasó del empate ante un rival visiblemente inferior. Abusó del control del balón, pero no lo transformó en ataques al no poder descifrar la tupida defensa griega. Tanto fue así, que durante la primera mitad España solo pudo llegar al arco en tres ocasiones con claridad, una de ellas fue transformada en gol gracias a la calidad de Álvaro Morata.

El jugador de la Juve controló un pase aéreo filtrado de Koke, la bajó con el pecho y si dejarla caer al césped remató de zurda para ponerla en la escuadra y batir a Vlachodimos. Una jugada muy bonita, con muchísima calidad, pero que contó con mucho de fortuna.

En su próximo compromiso para las eliminatorias mundialistas, España viajará a Georgia para enfrentarse al equipo local este 28 de marzo, luego regresará a casa y recibirá a Kosovo. Unos puntos que no se pueden desperdiciar después del resultado contra Grecia.

Randolph Borges

Periodista con experiencia en radio, tv y medios digitales. Columnista de opinión y periodista de investigación. Locutor de radio y voice over+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias