Noticias

Con las fiestas ilegales las discotecas de Madrid quieren demostrar que son más seguras que los pisos

Grupos de vecinos, respaldados por lo hallado en investigaciones policiales, aseguran que las fiestas clandestinas son organizadas por las propias discotecas y otros locales de la vida nocturna. La proliferación de estas prácticas despierta más sospechas sobre sus intenciones.

Con las fiestas ilegales las discotecas de Madrid quieren demostrar que son más seguras que los pisos

La celebración de fiestas ilegales en discotecas cerradas, pisos turísticos, viviendas particulares y hasta en locales poco seguros para albergar mucha gente, se han convertido en una referencia de la nueva vida nocturna de Madrid. Huir de la policía le añade una dosis de adrenalina adicional a lo que ha sido una de las prácticas más cuestionada durante la pandemia, tachados de irresponsables e insolidarios sus organizadores y asistentes, por parte de las autoridades, y sancionados por incumplir la normativa.

Las fiestas ilegales son un dolor de cabeza para los vecinos de Madrid centro.

Las investigaciones policiales han determinado que buena parte de estas fiestas ilegales son organizadas por personas vinculadas a la vida nocturna de la ciudad, que tienen los contactos, mueven el dinero y hacen lo que está a su alcance para complacer los caprichos de su clientela, que busca las maneras más extremas para encontrar la diversión en medio de la cuarentena.

Para vecinos como el presidente de la asociación SOS Malasaña, Jordi Gordon, las fiestas ilegales tienen una segunda intención detrás de la diversión y hacer negocios con las necesidades de ocio de algunas personas, también pretende imponer la idea de que las discotecas y lugares nocturnos, son más seguros en tiempo de pandemia que los pisos turísticos y otros locales donde se realizan este tipo de celebraciones clandestinas.

Para Gordon, las autoridades deben poner mano más firme contra estas prácticas "porque es una violación contra el derecho de las personas y un delito contra la salud pública." “Podría darse la paradoja de que en pisos turísticos que no son legales y ponen en riesgo salud, encima los vecinos tengan que solucionarlo. Es evidente que los pisos turísticos se están alquilando como negocio incluso “criminal” porque estamos jugando con la salud, mientras esa gente de las fiestas se va de rositas y se están lucrando”.

Vecinos llaman a poner mano dura contra quienes alquilan pisos turísticos para la realización de fiestas ilegales.

La policía ha encontrado un lucrativo negocio detrás de la celebración de este tipo de fiestas, a las que muchos extranjeros se han sumado violando las restricciones de salida de sus respectivos países y tratando de aprovechar de la permisividad de las normativas vigentes en Madrid para tener un poco de diversión “extrema”.

La falta de actividad de las discotecas, ha sido aprovechada por algunos de sus relacionistas públicos para ofrecer servicios a sus contactos. Para ello utilizan pisos turísticos, locales inseguros para tal fin y algunos comercios cerrados durante la noche, que sirven de salón improvisado para las celebraciones clandestinas.

Randolph Borges

Periodista de la UCSAR y locutor por la UCV desde hace más de 20 años. Convencido de que Superman y Spider-Man tuvieron un buen motivo para elegir el periodismo. Sigo buscándolo. Apasionado de la ciencia ficción, del cine y de todo lo que se cuente en clave de saga. Soy uno con la Fuerza y la Fuerza está conmigo, y estoy seguro que el daño de Disney a Star Wars es reparable.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias