Noticias

Fiestas ilegales, habla un camarero: "Salen con ganas de más y se van a la calle"

La actual presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha tenido una política que desafía al resto de las regiones de España y, también a las medidas tomadas por Europa.  Su toque de queda tardío en beneficio de la hostelería, para muchos, ha traído como consecuencia el aumento de las fiestas ilegales en Madrid, un probable foco de contagio, pero ¿Cómo se relacionan?

Fiestas ilegales, habla un barman: "Salen con ganas de más y se van a la calle"
Fiestas ilegales, habla un barman: "Salen con ganas de más y se van a la calle"

A sus 43 años Jesús ha hecho de todo para ganar algo de dinero.  Y aunque hace años que ya no se dedicaba al negocio del entretenimiento nocturno y sí al de los negocios de la bolsa en línea, la crisis lo ha empujado a volver,  de vez en cuando, al mundo de la noche en Madrid

Y como Madrid se ha convertido en la ciudad más activa de Europa y que fomenta según algunos políticos el "turismo de borrachera", con un toque de queda tardío (23:00) y permiso para acoger hasta a seis comensales por mesa en el interior de los bares y restaurantes, este fin de semana, Jesús consiguió un turno temporal desde las 16:00 del domingo a la 1:00 am del lunes para atender una fiesta en un bar que abrió recientemente un amgio suyo, aprovechando el apoyo a la hostelería por parte del gobierno de Isabel Díaz Ayuso

"En el bar controlamos el número de personas dentro, pero lo que más me ha impresionado, es las ansias de estos niñatos de emborracharse hasta la inconsciencia.  Y salen a las 23:00 del local, pero con ganas de más", nos ha contado este experimentado trabajador, que ha aprovechado la falta temporal de personal en el bar para ganarse unos cuantos euros.

Para él, es de vital importancia custodiar las calles después de la hora de inicio del toque de queda en Madrid, porque en ese momento es cuando, los participantes de las fiestas legales en la hostelería, son captados por organizadores de fiestas ilegales, o, simplemente como vimos recientemente en un vídeo, se instalan a beber en la calle sin protección de ningún tipo. 

"Y bueno ahí estaba controlado el número, pero aún así se juntan en las calles más hasta las 11 de la noche que hay toque de queda, y se van por ahí", ha relatado Jesús, padre de un niño de 11, a quien le preocupan estos encuentros en la calle y lo que pueda significar en los ínidices de contagios en Madrid, sobre todo con una elección en puertas.

"¡Qué descontrol de gente! Los niñatos de 20 años, las niñas borrachas cayéndose", ha lamentado este madrileño, que por varios años vivió en Málaga, pero ha vuelto a Madrid para ocuparse de sus padres mayores y no residenciados, aunque esto le haya costado no ver tan seguidamente a su hijo, a quien visita cada dos meses.

Al salir del bar, Jesús lucía algo cansado, pero lo que más le pesaba era saber que quizás, alguno de estos jóvenes a los que atendió esta noche, serán parte de las estadísticas de la Policía Municipal de Madrid y de la Consejería de Sanidad, en otro fin de semana de desenfreno y locura en la capital de España.

Maya Monasterios

Licenciada en Comunicación Social, mención Comunicación de Desarrollo de la Universidad Bicentenaria de Aragua, con experiencia en medios digitales de noticias.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias