Política

Después de fomentar vida nocturna y turismo, Ayuso teme que cierres perimetrales impulsen las fiestas ilegales

Luego de que durante meses Ayuso fomentara la vida nocturna e instaurara el toque de queda más tardío de toda España (a las 23:00) para beneficiar a la hostelerìa, un sector duramente golpeado por la crisis económica derivada del covid-19, ahora se opone a los cierres perimetrales de Semana Santa pues asegura que fomentarían las fiestas ilegales y la propagación del virus.

Después de fomentar vida nocturna y turismo, Ayuso teme que cierres perimetrales impulsen las fiestas ilegales

La gestión de Isabel Díaz Ayuso en la Comunidad de Madrid se ha caracterizado por ser enemiga de casi todas las medidas de bioseguridad tomadas desde Moncloa.  Repetidas veces, la del PP ha criticado que los confinamientos, cierres perimetrales y toques de queda tempranos, son los responsables de la caída de buena parte de los negocios de hostelerìa, autónomos y pymes de la región. 

Es por ello que la presidenta regional ha implementado estas medidas, que incluyen el toque de queda más tardío de toda España (23:00), destinadas a reactivar el aparato productivo de este sector, pero que son duramente critiacadas por algunos expertos y políticos que se le oponen. 

Sin embargo, pese a estas flexibilizaciones únicas de Madrid, el índice de contagios no sólo ha aumentado en las últimas semanas, sino que las fiestas ilegales no han disminuído.  Cada fin de semana la Policía Municipal de Madrid debe hacer recorridos por sitios conocidos como pisos turísticos del Distrito Centro, o por desconocidos como garajes, sótanos y vertederos de chatarra, donde se suelen organizar algunas fiestas ilegales. 

Y el problema de las fiestas ilegales va mucho más allá de ser reuniones espontáneasm que en muchos casos lo son.  La misma policía de Madrid ha denunciado que en la intervención de algunos pisos turísticos con la presencia de varios ciudadanos de origen extranjero, entre ellos algunos franceses, en lo que parecen ser fiestas organizadas para su disfrute.

Incluso, en estas fiestas ilegales, se han llegado a registrar denuncias de abusos sexuales, como la que implicó a seis ciudadanos extranjeros: cuatro franceses, un italiano y un portugués, que retuvieron ilegalmente a cuatro jovencitas italianas con quienes presuntamente habrían intentado sobrepasarse. 

La Policía Nacional logró frustrar el pasado domingo una fiesta ilegal en un piso turístico de Retiro, en el que unos seis jóvenes extranjeros estaban reteniendo a cuatro jóvenes italianas en contra de su voluntad e intentaron abusar sexualmente de una de ellas.  Dos días después los extranjeros eran liberados.

Este panorama parece ser ignorado por Ayuso, quien esta misma semana defendía la llegada de turistas extranjeros a Madrid, asegurando que no era algo malo, y criticando los controles anti covid en el aeropuerto de Barajas. 

Y la víspera, ante el rumor de que Sanidad ordenaría el adelanto en tres horas del toque de queda en las regiones durante Semana Santa, Ayuso ha asegurado que esto sólo traería un aumento de las fiestas ilegales  (ya existentes) en Madrid.

"No somos amigos de las ocurrencias cuando las cosas están funcionando bien", ha subrayado la dirigente del PP, que exige a Carolina Darias que tome decisiones con "informes estrictamente sanitarios". Asimismo, sostiene que el cierre de la hostelería tres horas antes que ahora fomentaría "esas fiestas ilegales con las que se quiere acabar".

Maya Monasterios

Licenciada en Comunicación Social, mención Comunicación de Desarrollo de la Universidad Bicentenaria de Aragua, con experiencia en medios digitales de noticias.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias