Política

“Mantenidos y subvencionados”: así desprecia Ayuso a quienes hacen las “colas del hambre”

Un fenómeno difícil de esconder, pero del que pocos hablan con profundidad, es el que ha proliferado en varias ciudades de España y se ha agravado con la pandemia. Las colas del hambre también se multiplican en Madrid, donde la presidenta de la Comunidad se jacta de tener un modelo económico que mantiene a todo el país.

“Mantenidos y subvencionados”: así desprecia Ayuso a quienes hacen las “colas del hambre”

Si es verdad que el modelo económico planteado por Isabel Díaz Ayuso en Madrid, es el sostén financiero de toda España, se puede asegurar que es un rotundo fracaso a juzgar por la existencia de un fenómeno al que es difícil esquivar la mirada: las colas del hambre. En un país como España, con el recorrido histórico que tiene y las riquezas inmensas que acumula, es muy duro aceptar que esté ocurriendo algo así, mucho más cuando se tiene un Gobierno que asegura poner al ser humano primero.

Muchos no esconden su vergüenza ante una cámara mientras hacen las colas del hambre.

En Madrid no ocurre lo mismo y sin embargo el resultado es idéntico. La política liberal, que durante la pandemia ha puesto al comercio por encima de la vida de miles de madrileños, también muestra sus colas del hambre, con el agravante de que Madrid es hoy por hoy la región con más ingresos en el país y que tiene los más altos niveles de desigualdad social.

Este domingo, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha llamado despectivamente “mantenidos subvencionados” a quienes por necesidad tienen que formar filas en las denigrantes colas del hambre. Su intento de culpar al Gobierno central de la existencia de esta realidad social, no hizo más que mostrar el real desprecio que la mandataria regional tiene por esas personas con necesidades extremas, que su Gobierno no ha sabido atender.

"Necesitan Madrid para seguir con su hoja de ruta que es romper España, dividirla territorialmente y crean ciudadanos de primera y de segunda. De segunda, los mantenidos subvencionados que ellos crean como las colas del hambre para que la gente dependa de ellos", dijo Ayuso sin esconder un discurso clasista y despectivo.

Ha defendido el modelo económico de la región, sobre el cual descansan las desigualdades más grandes de España y que ella asegura que el Gobierno central quiere destruir. "Madrid es su modelo incómodo porque Madrid es España", dijo la mandataria regional.

En pandemia el fenómeno solo ha crecido en Madrid sin una política clara para darle solución.

Como contraste de la compleja situación de las colas del hambre y la miseria que también se vive en Madrid, la presidenta de la Comunidad prefiere ver hacia otro lado y vanagloriarse con una ciudad de bares y discotecas abiertas durante la pandemia del covid, y llamar éxito a su gestión, en la que los invisibilizados no existen.

"En Madrid después de un día sufriendo nos podemos ir a una terraza a tomarnos una cerveza y vernos con los nuestros, con nuestros amigos, con nuestra familia, a la madrileña; y elegimos dónde, a qué hora y con quién. Madrid se le escapa al Gobierno porque la libertad se escapa al socialismo y no digamos al comunismo", dijo con una seguridad que suena a burla para quienes tomarse una cerveza es un lujo.

Mientras tanto, desde la Comunidad de Madrid se ha dejado en manos de ONG´s y fundaciones de caridad, el hecho de recoger alimentos para las personas en situación de pobreza extrema. No hay ni una política firme decidida a revertir esta situación, pese a las críticas que se hacen al Gobierno central. Para unos y otros, las colas del hambre se han convertido en parte de la nueva normalidad en España.

Randolph Borges

Periodista aficionado al maravilloso mundo de los comics y las películas de ciencia ficción. Locutor de radio y voice over+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias