Política

¿Por qué los disturbios en España no tienen total éxito?

Desde que se anunciaron las nuevas restricciones en España durante la segunda ola de contagios por la covid-19, ya van cuatro días disturbios en varias ciudades de la Península.

¿Por qué los disturbios en España no tienen total éxito?
¿Por qué los disturbios en España no tienen total éxito?

Fue el pasado viernes 30 de octubre, cuando el gobierno de España anunció que en la mayoría de comunidades, con excepción de Canarias, se establecerían confinamientos regionales, después que comenzara un nuevo repunte en el número de contagios por el Covid-19, que hasta este fin de semana sumaba 1.185.678 afectados y 35.878 fallecidos, según las cifras ofrecidas por el Ministerio de Sanidad del país.

En las convocatorias, el grito de "Libertad" es uno de los que más se escucha

A partir de estas medidas, en ciudades como Madrid, Barcelona, León y Logroño han ocurrido tensos disturbios nocturnos, haciendo frente al toque establecido desde las 22:00 horas hasta las 6:00 horas, en los que se han registrado enfrentamientos entre civiles y agentes de seguridad, hechos de vandalismo callejero y persecuciones.

A pesar de las pérdidas de miles de euros por los daños ocasionados, ¿Por qué los disturbios no han hecho una mayor huella dentro del panorama español? La respuesta es sencilla: el alto despliegue policial nocturno y las tibias convocatorias a través de redes sociales son los principales factores que inciden.

De acuerdo a medios como El Mundo y Deustche Welle, en total van poco más de 60 detenidos durante las protestas, y eso ocurre debido a que si bien en las protestas van miles de personas, el número de funcionarios de seguridad parecen ser lo suficientemente fuerte para dispersar a los manifestantes, quienes protagonizan escurridizas huidas en calles alternas de las zonas donde se realizan las protestas.

Una nueva oleada de contagiados está afectado a casi todo el territorio español, con excepción de Canarias

Otro punto en contra que tienen las protestas en España es la condena social que tienen, pues la mayoría de quienes toman parte de las protestas son personas jóvenes, mientras que la mayoría no aprueban sus acciones.

Un ejemplo de esto fue lo que ocurrió hace dos días en León, según informó El Mundo, cuando un grupo de manifestantes comenzaron a tirar por los aires las sillas de una terraza de un establecimiento ubicado frente a la Catedral de esa ciudad, y quienes pasaban por allí no perdieron la oportunidad de grabar los hechos, así como criticar sus acciones.

Marianyfel Salazar

Periodista and Social Media Management, con conocimientos en Comunicación Corporativa y Organizacional; medios de comunicación impresos, audiovisuales y radiofónicos; y posicionamiento de marcas+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias