Política

¡Que hablen mal, pero que hablen! La estrategia de Vox en su provocación en Vallecas

Tras los incidentes de este miércoles la estrategia de Vox ha sido escarbar en lo más profundo de la provocación política para movilizar el voto que no les está siendo favorable debido a que Ayuso ha eclipsado al partido de ultraderecha.

¡Que hablen mal, pero que hablen! La estrategia de Vox en su provocación en Vallecas

Los movimientos de ultraderecha, con sus posturas extremistas, tienen a no calar fácilmente en las preferencias populares, pero también han ideado los mecanismos para que su doctrina se convierta en algo masivo. Una vieja estrategia de los movimientos de ultraderecha para hacerse con los votos, es la provocación y el escándalo, sino habrá que preguntar a Hitler y a su quema del Reichstag.

La protesta en Vallecas fue pacífica hasta que Santiago Abascal trató de abrirse paso por la fuerza entre la multitud.

Es España los grupos extremistas de derecha vienen creciendo utilizando esas viejas estrategias, y lo de Vallecas no escapa a esa práctica. En un momento en el que los números no le dan a Vox para lograr formar Gobierno en Madrid, y en el que Ayuso y el PP les han quistado todo el protagonismo en la región, la urgente necesidad de aparecer en los titulares apremiaba. Siendo así, lo ocurrido en Vallecas tiene todas las condiciones para meter de nuevo a Vox en la diatriba política madrileña.

La portavoz nacional de Podemos y número dos de la candidatura de Unidas Podemos a la Comunidad de Madrid, Isa Serra, ha asegurado que Vox fue ayer a Vallecas a generar "violencia" y "odio" y así conseguir votos en otras zonas como el barrio de Salamanca porque se veía "fuera de la campaña". La invisibilización provocada por el fenómeno Ayuso en Madrid, ha dejado a los ultraderechistas fuera del mapa y con la posibilidad de quedar con una representación menor a la que obtuvieron en 2019.

Serra criticó que se intente de criminalizar, como hizo Rocío Monasterio en su momento, a los vecinos de Vallecas asegurando que son personas violentas por haber “caído en la provocación” que Vox les hiciera en su emblemática Plaza Roja.

"Hay muchos vecinos de Vallecas que lo que muestran es su rechazo al fascismo, a que Vox vaya a Vallecas con sus ideas fascistas a tratar de provocar, y la situación que se daba antes de las cargas policiales era absolutamente pacífica por parte de las vecinas y vecinos de Vallecas", dijo Isa Serra desde un acto político en Cañada Real, comunidad que tiene más de seis meses sin servicio eléctrico.

En Vallecas sí, en Vicálvaro no

Conocedores de los barrios obreros de Madrid, los partidos de izquierda instaron a los vallecanos a no caer en la provocación de Vox, pero fracasaron porque todo estaba previsto para que ocurriera de esa manera, ya que la violencia estalló cuando Santiago Abascal se abalanzó contra los manifestantes buscando abrirse paso a la brava.

Con esta pancarta recibieron a Abascal en una solitaria Vicálvaro.

No ocurrió así este jueves, cuando los miembros del partido ultraderechista visitaron Vicálvaro, otra comunidad obrera de Madrid, en la que solo los recibió en su lugar de reunión una pancarta que decía: "Abascal, no hemos podido venir a recibirte porque estamos trabajando. ¿Y tú, pa' cuándo?"

De esta manera la actividad proselitista de Vox se llevó a cabo en Vicálvaro sin incidentes que lamentar y pocas decenas de personas que acompañaron al partido extremista. El acto no duró ni media hora.

Randolph Borges

Periodista con experiencia en radio, tv y medios digitales. Columnista de opinión y periodista de investigación. Locutor de radio y voice over+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias