Política

Qué hacer con las colas del hambre en Madrid ¿Las trajo la pandemia o malas políticas?

Las colas del hambre en Madrid no son novedad, la novedad es que ahora son más largas y más visibles a causa de la pandemia por covid-19, que ha metido en estas filas a personas que nunca pensaron tener que depender de la caridad para ganarse el pan de cada día.

Qué hacer con las colas del hambre en Madrid ¿Las trajo la pandemia o malas políticas?
Qué hacer con las colas del hambre en Madrid ¿Las trajo la pandemia o malas políticas?

Las colas del hambre en Madrid son un escenario al que muchos se han acostumbrado con el paso de los años, sólo que desde mediados de 2020, cuando el parón forzoso de tres meses por los confinamientos dejó a millones sin empleo y, por consecuencia sin ingresos, se alargaron y se hicieron mediáticas. 

Pero la carencia de alimentos de millones de personas es algo que ocurre desde hace por lo menos 25 años en Madrid, o al menos ese es el tiempo que tiene operando el Banco de Alimentos, que desde 1994 recolecta donaciones para ser distribuidas a organizaciones benéficas para proporcionar comida a cientos de personas que no pueden obtenerla por sus propios medios. 

En un artículo titulado "Las colas del hambre", publicado el 24 de noviembre de 2019, cuando la pandemia por covid-19 y sus desastrozas consecuencias no estaban ni siquiera en el pensamiento de los madrileños, el autor Carlos Gómez Gil, reflexionaba sobre el tema y aseguraba que era una vergüenza para España tener a personas tan sumidas en la pobreza que no puedan tener los alimentos suficientes.

Y la reflexión de Gómez Gil va mucho más allá, hacia lo que él consideraba en ese entonces (y sin pandemia, confinamiento y crisis económica covid de por medio) como la causa de las colas del hambre: políticas de austeridad y falta de justicia redistributiva en Madrid y España entera.

"Nos avergüenza certificar que en países como el nuestro hay personas que tienen problemas para alimentarse, cuando lo que tendría que avergonzarnos es que haya políticas que generan personas que no tienen para comer, junto a la falta de mecanismos de justicia redistributiva. De manera que llegamos al paroxismo, organizando amplias campañas de recogidas de alimentos, se supone que para personas que no pueden conseguirlos, pero no hablamos de esas personas y de los motivos por los que no pueden satisfacer sus necesidades esenciales", denunciaba cuatro meses antes del inicio del confinamiento en la Comunidad de Madrid.

 

"Hemos acabado por convivir con el hambre como si fuera un residuo inevitable de nuestro bienestar, el resultado de situaciones de pobreza extrema pero también la consecuencia de decisiones y cálculos humanos a través de políticas económicas o de prácticas especulativas destructivas", agrega el autor. 

Lo cierto es que, si se visita el sitio web del Banco de Alimentos de Madrid, es posible hacer distintos tipos de donaciones: desde un paquete de macarrones, hasta dinero on line, pero ¿hasta cuándo España y en particular Madrid pasará de la ayuda asistencialista y paternalista, incluso desde Moncloa, con los 96,4 milloens de kilos anuales de alimentos repartidos por el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA)? ¿Es posible que nuestros políticos se pongan de acuerdo para modificar los patrones que han generado sueldos de miseria que generan las colas del hambre?

Ya el 4 de mayo se aproxima, y entre las banderas de campaña está la reducción de las colas del hambre.  Desde el PP y VOX, por ejemplo, acusan a Unidas Podemos, Más Madrid y al PSOE de ellas, y desde las filas de la izquierda prometen más ayudas para asistir a los pobres de Madrid. Y en el medio se encuentra el ciudadano comùn, muchos de los cuales nunca imaginaron que pasarían horas interminables, con un carrito de compras o un recipiente plástico de comida, para obtener lo que antes por sus propios medios, podían adquirir. 

Maya Monasterios

Periodista, experta en celebridades y belleza, con amplia experiencia en medios digitales.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias