Política

Se volvió a perder el rastro de la factura de las suites que Sarasola le puso a Ayuso

La polémica se encendió nuevamente la semana pasada en medio del debate en Telemadrid, luego de que surgiera el caso que compromete a la presidenta de la Comunidad de Madrid con una eventual recepción de “regalos”, asunto impedido por ley para funcionarios públicos de la región.

Se volvió a perder el rastro de la factura de las suites que Sarasola le puso a Ayuso

Isabel Díaz Ayuso y el Gobierno de la Comunidad de Madrid, habían jugado al desgaste y el olvido del polémico caso de las suites de lujo que el empresario Kike Sarasola puso a su disposición el año pasado, cuando la presidenta del Gobierno regional contrajo covid y debió mudar su despacho a un lugar tranquilo y seguro. Pero en medio del debate de la semana pasada en Telemadrid, el candidato Pablo Iglesias lo sacó del baúl de los recuerdos y lo puso de nuevo en el tapete. Ayuso se comprometió a entregarle la factura que ella dice haber pagado.

El caso surgió en medio del debate cuando Ayuso le reclamó su estadía en su chalet durante los primeros días de la pandemia, a lo que éste respondió: “mi casa me la pago yo y no me pone un piso de lujo Sarasola como hace con ustedes”. La presidenta de Madrid reaccionó incómoda y se comprometió a presentar las facturas de su estadía en el hotel del empresario.

Sin embargo, hasta el sol de hoy no aparece la bendita factura, que debió aparecer hace un año, cuando la presidenta fue increpada por el asunto. Desde el Gobierno de Madrid se alega que: "En relación al importe del alojamiento al que se refiere, no supone coste alguno para la Administración Pública. Dicha información forma parte del ámbito privado de Dña. Isabel Díaz Ayuso", contesta Miguel Ángel Rodríguez Bajón, el jefe de Gabinete de la presidenta, al diario publico.es.

Lo que sí apareció hace un año, fue el contrato a dedo que el Gobierno de la Comunidad de Madrid hizo con la firma Room Mate, la empresa de Sarasola, por un monto de 565.000 euros. Ante el escándalo, el contrato fue cambiado y se dijo que era un “error”, tras lo que apareció un contrato de última hora a la Coordinadora Tercer Sector por un montante total de 240.000 euros.

Según el entorno de Ayuso, el monto cancelado por la autoridad por uso de las dos suites, era de 80 euros diarios debido a la larga estancia. El costo diario por estas habitaciones es de 200 euros al día. Cuando se especuló sobre el ilícito de que la presidenta estuviera recibiendo regalos a cambio de contratos con la empresa de Sarasola, se dijo que ella misma se hizo cargo de las cuentas, pero hasta ahora la factura no ha sido presentada.

Así es la suite de lujo que Sarasola le puso a Ayuso y que no ha demostrado cómo pagó.

En Madrid es inmoral que un funcionario público reciba regalos, según se recoge en el código de ética de altos funcionarios, que dice que "no podrán aceptar, en consideración a su cargo, ningún tipo de regalo o beneficio de cualquier naturaleza, salvo las muestras de cortesía habitual".

La polémica sigue encendida sobre este caso y promete seguir aumentando aún después de las elecciones e independientemente de los resultados obtenidos. Ayuso nuevamente falla con uno de sus compromisos públicos y lleva casi un año dando largas a una situación que ya es bastante escandalosa.

Randolph Borges

Periodista de la UCSAR y locutor por la UCV desde hace más de 20 años. Convencido de que Superman y Spider-Man tuvieron un buen motivo para elegir el periodismo. Sigo buscándolo. Apasionado de la ciencia ficción, del cine y de todo lo que se cuente en clave de saga. Soy uno con la Fuerza y la Fuerza está conmigo, y estoy seguro que el daño de Disney a Star Wars es reparable.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias