Política

Vox inaugura una forma nunca antes vista de hacer política en la democracia de España

La formación de ultraderecha, en aras de hacer una campaña llena de polémicas, se ha lanzado por el camino del insulto, el desprecio y la cosificación del adversario para justificar su eliminación por la vía que sea. De esta manera, Vox abandona los caminos del entendimiento democrático en España, para reactivar las motivaciones de la dictadura.

Vox inaugura una forma nunca antes vista de hacer política en la democracia de España

Desde que la democracia española dio sus primeros pasos luego de 40 años de oscurantismo dictatorial, nunca se vio con tanto ahínco como ahora el deseo de revivir los discursos y los procedimientos de aquellos días. El partido de ultraderecha Vox se abre paso entre los acuerdos democráticos, hasta ahora imperantes, y se coloca en lo más extremo del respeto a los valores construidos en el ciclo histórico postdictadura.

El mitin de Vox también dio muestras de su visión negacionista del coronavirus.

El mitin realizado este fin de semana por Vox, tuvo todos los ingredientes para seguir aumentando la tensión de un ambiente electoral ya bastante caldeado. En la plaza de toros del municipio de San Sebastián de los Reyes, el líder de la formación de extrema derecha, Santiago Abascal, quien se ha apropiado del protagonismo de la campaña de Rocío Monasterio, se encargó de azuzar el odio contra Pablo Iglesias a través de insultos frente a una multitud enardecida.

“Ha dicho que le llaman rata chepuda. A mí me dicen que soy bizco (…) pero yo no lloriqueo como un cobarde”, dijo Abascal restando importancia a que a Iglesias se le llame y trate como a un animal, primer paso para lograr la deshumanización del adversario para justificar su eliminación.

En ese mismo sentido, el ultraderechista le puso más leña al fuego al colocar en el terreno de la duda las amenazas de muerte que se hicieron a algunos funcionarios del Gobierno y al mismo Iglesias a través de un sobre con balas. “Uno lo que no puede es creerse que está en la batalla de Stalingrado y después comportarse como un comediante y un llorón”, dijo Abascal justificando las amenazas contra su adversario.

Cargó contra el Partido Popular al decir que no caerán en el chantaje en que cayó esa tolda política con la aparición de las amenazas de muerte. "Estos se pensaban que nosotros éramos como el PP y pensaban que nos iban a asustar con cualquier montaje, es nuestra sospecha, nosotros decimos lo que pensamos", dijo Abascal.

Rocío en segundo plano, pero con el odio intacto

No conforme con lo que el protagonista del evento había dicho, la candidata de Vox, trató sin éxito de estar en primer plano del mitin utilizando mensajes llenos de desprecio por los medios de comunicación que han cuestionado el comportamiento antidemocrático de su partido, tras su rechazo a condenar sin ambages las amenazas de muerte contra Marlaska, Iglesias y Gámez. Rocío Monasterio cargó contra medios de comunicación y dijo que Vox no caerá en el chantaje de la prensa.

Rocío Monasterio quiso "matar al mensajero" cuando el mensaje lo dio ella y quedó bien claro.

“Lo que hay que aguantar. Mucho progre y mucho medio de comunicación sometido a la izquierda. Ya visteis a esta presentadora (Àngels Barceló) dándole la manita a Pablo Iglesias, diciéndole no te vayas”, dijo criticando la actitud sensata de la presentadora que apostaba por el debate democrático.

La presentadora del debate suspendido ha dicho tras finalizar el programa que “ha quedado clara la actitud de este partido (Vox) y ya ahora muchos saben que Vox es un partido neofascista”.

Randolph Borges

Periodista aficionado al maravilloso mundo de los comics y las películas de ciencia ficción. Locutor de radio y voice over+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias